GESTION ECONÓMICA

GESTIÓN ECONÓMICA

La Gestión Económico-Financiera es un conjunto de procesos dirigidos a planificar, organizar y evaluar los recursos económico-financieros al objeto de lograr la consecución de los objetivos de la empresa de la forma más eficaz y eficiente.

Por tanto, la Gestión Económico-Financiera se integra por tres ámbitos de gestión:

Planificación: la planificación en cualquiera de los ámbitos de gestión es fundamental, permitiendo en el ámbito económico-financiero:

  • Definir un marco de referencia de la gestión económica.
  • Anticiparse a necesidades financieras futuras.
  • Posterior análisis de desviaciones.
  • Argumento para la interlocución con entidades de crédito.

Organización de la información económico-financiera: los documentos con efectos económicos han de estar debidamente ordenados y registrados en la contabilidad, puesto que la técnica contable nos permite la generación de los estados contables reflejo de nuestra evolución y situación actual económico-financiera. Estos estados contables son la base para un adecuado seguimiento de la situación económico-financiera de la empresa.

Evaluación, control y seguimiento: una empresa debe tener un seguimiento y evaluación de los resultados para de esta forma poder adoptar medidas dirigidas a corregir las desviaciones identificadas respecto de la planificación.

La gestión económico-financiero de una empresa es una herramienta más para la consecución de los objetivos de la misma.

El área económico-financiera de una empresa centra sus decisiones en tres ámbitos:

  • Decisiones de financiación: se deben seleccionar las fuentes de financiación que mejor se adapten a las necesidades en cuantía y plazo.
  • Decisiones de inversión: se debe decidir qué proyectos de inversión se desarrollan. Esta decisión habrá de contemplar criterios económico-financieros.
  • Decisión de destino de los resultados: se debe decidir si los resultados se destinan a la autofinanciación o a la retribución de los socios/accionistas.

 Los principios que han de seguirse en la Gestión Económico-Financiera de una empresa son:

  • Eficacia: conseguir los mayores resultados posibles sin considerar los recursos empleados.
  • Eficiencia: conseguir los mayores resultados posibles al menor coste posible.
  • Economía: hacer las cosas al menor coste posible, lo que implica que los recursos se dispongan en el momento adecuado con el menor coste posible, en la cantidad adecuada y con la calidad requerida.

Todas las empresas, incluso las de menor dimensión y las de reciente creación, deben definir e implantar dinámicas de planificación, organización y control económico-financiero para gestionar sus recursos de forma eficiente y eficaz.

Sin embargo, la realidad de muchas empresas de nueva creación y de empresas ya consolidadas de pequeña dimensión es que la Gestión Económico-Financiera se limita exclusivamente al segundo ámbito de gestión (organización de la información económico-financiera), siendo habitual que los procesos que la componen sean subcontratados a un asesor externo.

En la mayoría de los casos se delega en una asesoría la mecanización contable, la generación de los estados contables y la cumplimentación de las obligaciones fiscales, recibiendo una escueta información que muchas veces no se sabe interpretar.

La planificación se suele limitar al momento en el que se desarrolló el análisis de la viabilidad del proyecto empresarial. En definitiva, una vez puesto en marcha el proyecto empresarial se abandona la planificación. Los argumentos empleados para justificar tal situación suelen ser “es imposible planificar nada en este entorno tan cambiante”, “si es que el papel lo aguanta todo y puedo poner cualquier número”…

Sin embargo, sin una adecuada planificación se reduce nuestro margen de anticiparnos a posibles problemas, nos obliga a negociar con las entidades financieras cuando los problemas de financiación son acuciantes …

Tampoco los procesos de seguimiento y control de la situación económico-financiera de la empresa se desarrollan por insuficiente formación y conocimientos de conceptos económico-financieros por parte de los promotores y/o porque la revisión de los números, la elaboración de los ratios y su interpretación es una tarea árida, incómoda.

Sin un adecuado seguimiento de la situación y evolución económico-financiera de la empresa ¿qué tipo de decisiones se pueden adoptar si se desconoce la rentabilidad de las distintas líneas de negocio, la composición de la rentabilidad, si se desconoce el importe de los gastos fijos y del umbral de rentabilidad, si se desconoce la composición y coste de la financiación de la empresa…?.